Velos de novia

Velos de novia

4.5
4.5/5
4382 Comentarios

¿Por qué una novia necesita un velo y cuántos tipos de velos puedes encontrar en JJ’s House?

La palabra “velo” viene del latín “velum” y define a una tela que cubre algo, una cortina, un lienzo o un manto. En este sentido, la función del velo de la novia era meramente para tapar su rostro.

 

En la actualidad su cometido tiene más que ver con la estética que con la finalidad descrita anteriormente y por ello existen varios modelos distintos: cortos, medianos, hasta los dedos, hasta el codo, de mantilla, catedral y real.

 

A continuación hablaremos de esta clase de tocados para bodas: los diferentes tipos de velo y con qué tipo de vestidos casarían bien.

 

¿Es necesario llevar velo?

Definitivamente, no. En nuestra cultura occidental, el llevar o no llevar velo es una cuestión muy personal y decisión de la novia, que valorará lo que mejor combine con el vestido y peinado elegido para la celebración.

 

Hay ciertos vestidos de novia que “piden a gritos” un velo y otros a los que mejor les viene prescindir de este.

 

El velo corto, sencillo y de estilo vintage

El velo ruso –a veces también denominado como velo francés–, se caracteriza por estar formado de una o varias capas y se ajusta en la parte superior de la cabeza, cayendo hasta la altura de la nariz y cubriendo los ojos. Si eres de las que tiene el rostro redondo, no dudes en probarte este modelo, te favorecerá.

 

Un poco más largo, llegando a tapar el rostro por debajo de la barbilla y bajando a la altura de los hombros por detrás, es el blusher, que también entra en la misma categoría.

 

Este estilo complementa perfectamente a los vestidos de novia vintage, sencillos pero elegantes.

 

El velo mediano, estilo elegante y tradicional

En esta categoría nos encontramos con el velo hasta el codo, ideal para lucir no solo con los vestidos de novia tradicionales, sino que de igual manera con los vestidos cortos, para las más atrevidas.

 

Otro modelo dentro de los velos medianos es el velo hasta los dedos, o el fingertip (yema del dedo), que es muy similar al anterior, pero cuya longitud llega hasta las yemas de los dedos cuando los brazos están en reposo a lo largo del cuerpo.

 

Ambos modelos favorecen a todo tipo de rostros, ¡es una apuesta segura!

 

El velo largo, estilo catedral de nobleza

De una o dos capas, este velo bastante más largo que el vestido, y con una longitud de mínimo dos metros y medio, es sin duda uno de los favoritos de las novias de toda la vida. Y no es de extrañar, pues consigue darle al vestido ese aire de nobleza con una elegancia difícil de igualar.

 

No importa tu estatura, ni la forma de tu rostro, este velo favorece a todas por igual y jamás pasará de moda.

 

Como puedes entender, en este artículo solo hemos tratado los principales estilos de velos, pero aún existen muchos más. Por ponerte unos ejemplos, los encontrarás con apliques de perlas en los bordes, con encaje, con acabado fruncido y muchas más variedades.

 

¿Necesitas un velo de novia barato? En JJ’s House encontrarás el velo perfecto para tu boda y a un precio más que asequible. Y ya que estás, aprovecha y maravíllate con la gran cantidad de diferentes modelos de zapatos de novia, para completar tu conjunto nupcial.